Conley del Jazz espera noticias, al igual que toda la NBA

Mike Conley espera más instrucciones, junto con el resto de la NBA.

La liga sigue trabajando en múltiples escenarios para reanudar su campaña. Dos personas con conocimiento de la situación dijeron el miércoles que Orlando —ciudad mencionada durante varias semanas_, es contemplada junto con Las Vegas y Houston como posible sede para completar la temporada.

Las personas hablaron con The Associated Press en condición de anonimato, debido a que la liga no ha tomado una decisión.

Más de la mitad de los equipos de la NBA han reabierto sus instalaciones para entrenamientos voluntarios. Se espera que Minnesota sea el próximo este jueves.

Utah se encuentra entre los equipos que reabrieron, pero Conley sigue en su casa en Ohio y aún no ha viajado a Salt Lake City para estas sesiones en las instalaciones del Jazz.

“He estado trabajando como si fuéramos a volver”, dijo Conley el miércoles. “Me gustaría tener una instrucción, saber si debería de mantener el pie en el pedal o quitarlo un poco y descansar si no vamos a jugar hasta el próximo año o la siguiente temporada. Entonces creo que va a ser un juego de esperar y ver. Estaré listo de cualquier forma”.

El miércoles, el pívot de los Lakers de Los Ángeles Jared Dudley dijo que está confiado al 90% en que la NBA volverá esta temporada. Recalcó que que los jugadores tienen una deuda con los aficionados para intentar por lo menos terminar la campaña.

Pero Dudley también admitió que la noción de que la liga regrese dentro de una “burbuja” resulta equivocada. Los jugadores tendrán permitido dejar el campus de la NBA, cualquiera que éste sea, sabiendo que corren un riesgo al hacerlo.

“Si regresas con el corona (virus), no puedes jugar”, dijo Dudley.

El miércoles se cumplieron 10 semanas desde que se detuvo la NBA el 11 de marzo, una decisión tomada después de que Rudy Gobert del Jazz de Utah dio positivo por el COVID-19.

En condiciones normales la NBA estaría disputando las finales de conferencia en este momento. Los jugadores que recibieron su sueldo el 15 de mayo sufrieron una retención del 25% en sus cheques, ante la posibilidad de que se cancelen los partidos. De no disputarse más compromisos de temporada regular podrían perder un total de 850 millones de dólares en salario.

La liga mantiene las esperanzas de que en las próximas semanas se tome una decisión de si volverá o no la temporada. El comisionado Adam Silver dio un margen de dos a cuatro semanas cuando se reunió con integrantes de la Asociación de Jugadores de la NBA por medios electrónicos el 8 de mayo y esa ventana terminará teóricamente el 5 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *