OMS: El riesgo cero de coronavirus no existirá en el periodo posconfinamiento

Isabel Saco/ EFE
Ginebra
Después de lo vivido en los cuatro meses transcurridos desde que el nuevo coronavirus (SARS CoV-2) apareció fuera de China, si algo está claro es que el riesgo cero de infectarse con el coronavirus no existirá y que para reanudar una vida más o menos normal tendremos que aceptarlo.

Entrevistada por EFE, en estos términos se pronuncia la doctora Sylvie Briand, responsable de la gestión de riesgos infecciosos en la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando explica que sólo entendiendo bien los modos de transmisión se podrá minimizar el riesgo.

Pese a las más de 300.000 muertes confirmadas por este coronavirus, las comparaciones con la gripe estacional no han cesado, a lo que Briand responde que la gran diferencia es que para la gripe existen antivirales y vacunas, mientras que para la COVID-19 no hay ni tratamiento ni vacuna.

Estas serán algunas de las cuestiones que hoy y mañana centrarán los debates virtuales de los 194 países miembros de la OMS, que celebrarán por primera vez una versión abreviada de su asamblea general centrada en la evolución del coronavirus.

PREGUNTA: Numerosos países han empezado a levantar las cuarentenas o están por hacerlo, pero no todos parecen preparados y ya se habla de una segunda ola de la pandemia ¿Cómo pueden los países reducir los riesgos en esta nueva fase?

RESPUESTA: Cada país debe analizar cuáles fueron para ellos los principales factores de transmisión. Por ejemplo: en la OMS determinamos que las reuniones masivas o en lugares cerrados aumentaba el contagio, como también el hecho de que la gente no prestara atención a las reglas de higiene básicas. No hay recetas milagrosas y hay que reducir al mismo tiempo la transmisión en las escuelas, en los centros laborales y en los lugares públicos. No hay que reabrir todo de una vez, sino primero los lugares donde había menor riesgo. El segundo paquete de medidas consiste en proteger a las personas con mayor riesgo de sufrir una versión grave de la enfermedad, como los mayores y los enfermos crónicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *