El grupo disidente de las FARC al que pertenecía el comandate guerrillero alias Jesús Santrich confirmó este martes su muerte en territorio venezolano.

Según un comunicado del grupo guerrillero, Santrich, de 53 años y cuyo nombre real era Seuxis Paucias Hernández Solarte, murió «en una emboscada ejecutada por comandos del ejército de Colombia el 17 de mayo».

Diferentes medios colombianos manejan versiones diferentes: unos dicen que murió en un enfrentamiento con otro grupo de la disidencia de las FARC, otros que fue abatido por mercenarios y también se habla de que cayó en una operación del Ejército venezolano.

Los gobiernos de Colombia y Venezuela no habían confirmado inmediatamente el hecho ni las causas.

Santrich, excomandante de la guerrilla de las FARC y quien llegó a asumir como miembro oficial de la Cámara de Representantes del Congreso de Colombia tras la firma del acuerdo de paz de 2016, estaba buscado por Interpol.

Santrich estuvo detenido desde el 9 de abril de 2018 hasta el 30 de mayo de 2019, acusado dos veces por la Fiscalía de Colombia y con un pedido de extradición de Estados Unidos por una acusación de narcotráfico.

Santrich tenía tal relevancia que, tras esa detención en 2018, otros excomandantes amenazaron con romper el tratado de paz si se llegaba a consumar su entrega a Estados Unidos.

Su liberación se produjo en medio de una larga controversia entre las instituciones judiciales colombianas y el rechazo del gobierno de Iván Duque.

El guerrillero accedió poco después al Congreso colombiano gracias al acuerdo de paz de 2016, que estableció que el entonces partido político Fuerza Alternativa Revolucionario del Común (ahora bajo el nombre Comunes) se beneficiaría de manera automática con diez escaños para el periodo 2018-2022.

Vuelta a las armas
Sin embargo, poco después de asumir, a mediados de junio de 2019, desapareció y su paradero hasta ahora era desconocido.

Desde entonces se creía que estaba en territorio venezolano con uno de los grupos de la disidencia de las FARC que tras el apoyo inicial pasó a oponerse al acuerdo de paz en Colombia.

El 29 de agosto de 2019, Ivan Márquez y Santrich, que fueron parte del equipo de las FARC que negoció la paz con el gobierno colombiano, anunciaron desde la clandestinidad su regreso a las armas alegando supuestos incumplimientos de lo pactado por parte del Estado.

Desde marzo, el Ejército venezolano mantiene inusuales combates con grupos armados colombianos entre los que se cree que está la disidencia de las FARC, que hace unos días capturó a ocho soldados venezolanos.

Esos enfrentamientos en la frontera entre Venezuela y Colombia, motivados supuestamente por el control de economías ilegales, han provocado el desplazamiento de miles de venezolanos al lado colombiano.

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

Las hipótesis sobre quién mató a Jesús Santrich generan tantas dudas que parece poco probable que se termine sabiendo con certeza quién lo mató.

La primera, dada en el comunicado que confirmó la baja, es que fue el gobierno colombiano en un operativo en territorio venezolano.

Colombia, sin embargo, dio a conocer la noticia como «una investigación en curso», no habló de un operativo de sus fuerzas y, para confirmarlo, tendría que admitir una violación de soberanía arriesgada y poco probable en un momento tan sensible como el actual por las protestas.

Otra hipótesis es que fue el ejército venezolano como parte de la campaña contra el «narco-terrorismo» que lanzó hace unos meses. Ahí, sin embargo, es importante diferenciar entre las disidencias de Santrich, abiertamente cercano a Maduro, y las otras disidencias que están en Venezuela.

En ese sentido, una tercera versión se refiere a posibles enfrentamientos entre esas dos disidencias por el control de territorio y de rutas del narcotráfico.

Como todos los actores tienen intereses para negarlo o adjudicárselo, cualquier teoría que se baraje suscitará dudas.

Ahora: Santrich era un símbolo político para este incipiente grupo armado, pero diversas investigaciones han reportado que su poder de organización no era grande. La viabilidad armada de estas disidencias, pues, no dependía de él.

La conexión de Venezuela

El gobierno de Caracas, acusado por Colombia de tener vínculos con las FARC, fue pieza clave en los acuerdos de paz. Además, el presidente Nicolás Maduro ha mostrado simpatías en el pasado por Iván Márquez y Santrich.

El gobierno colombiano dijo durante la jornada estar investigando la presunta muerte de Santrich, pero a final de la tarde de este martes no había confirmado lo sucedido.

Las disidencias de las FARC culparon directamente al gobierno de Duque.

«Sucedió en la Serranía del Perijá, zona binacional fronteriza, entre El Chalet y la vereda Los Laureles, dentro de territorio venezolano», dijo la guerrilla en su comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here