Al menos trece personas han muerto y dos niños se encuentran en estado crítico al desplomarse la cabina de un teleférico en las inmediaciones de la localidad italiana de Stresa, en el norte del país y cerca de la frontera con Suiza, según han confirmado fuentes de los servicios de Emergencias.

El teleférico cubría el recorrido desde el lago Maggiore hasta la montaña de Mottarone. Los hechos han ocurrido sobre las 13.00 h de este domingo cuando, por causas que se investigan, el cable que lo sustentaba se partió a 300 metros de la estación de llegada, en la parte más alta del recorrido, donde llega a alcanzar los 1.400 metros de altura sobre el nivel del mar.

Aunque en un principio se creía que había solo once personas a bordo del teleférico, las autoridades han elevado después la cifra de pasajeros a quince, la mitad aproximada del máximo de 35 ocupantes permitidos por la cabina.

Los dos niños, de cinco y nueve años, han sido trasladados al Hospital Reina Margarita de Turín en estado grave. El más pequeño tiene las piernas rotas, pero está consciente. El mayor, en cambio, está en reanimación e intubado.

«Los testigos escucharon un fuerte silbido y luego vieron que la cabina retrocedía rápidamente para luego precipitarse en el momento del impacto contra el pilar», ha explicado la alcaldesa de la localidad de Stresa, Marcella Severino, al canal Sky Tg24.

Las operaciones de rescate y recuperación han sido enormemente complicadas porque la cabina cayó en pleno bosque dentro de un área particularmente inaccesible, hasta el punto de que un vehículo de Bomberos que se dirigía a la zona acabó volcando por lo escarpado del terreno, sin víctimas que lamentar.

«La cabina del teleférico cayó desde un punto relativamente alto y fue a parar junto a un gran bosque», declaró Walter Milan, portavoz del grupo de rescate alpino, en el canal Rainews 24.

El accidente tuvo lugar a 300 metros de la estación de llegada, en Mottarone, y a 1.490 metros de altitud, cuando cedió el cable y la cabina se estrelló contra un bosque.

El ministro de Infraestructura, Enrico Giovannini, ha anunciado el establecimiento de una comisión de investigación y viajará a Stresa este lunes por la mañana para decidir la línea de acción a seguir. Por su parte, el primer ministro del país, Mario Draghi, ya ha expresado «sus condolencias a las familias de las víctimas, con especial atención a los niños gravemente heridos y sus familias».

Fue el pasado 24 de abril cuando el teleférico, inaugurado en 1970, se volvió a poner en funcionamiento tras la relajación de las restricciones por la pandemia del coronavirus.

Según informa La Repubblica, entre 2014 y 2016 la instalación había sido objeto de una renovación financiada por la región del Piamonte y el Ayuntamiento de Stresa, cuyo coste ascendió a 4 millones y durante la cual los cables fueron sometidos a un análisis magnetoscópico para confirmar su fiabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here