Los restos mortales del dominicano Henry Tapia Morel Junior, asesinado el 19 de enero por el supremacista blanco Dean Kapasalis en el suburbio de Belmont en Boston, fueron velados y sepultados en una ceremonia privada en la que solo su madre, hermanos, otros familiares y allegados, tuvieron acceso debido a las restricciones por el coronavirus.

El velatorio, se realizó entre las 9:00 a.m. y 11:00 a.m. en la funeraria Brady & Fallon Funeral Home and Cremation Service en la calle Tower en el barrio Jamaica Plain, donde Tapia Morel creció.

El servicio estuvo encabezado por su madre, Miosotis Morel. La representación del consulado general en Boston no pudo estar presente por los protocolos para evitar el contagio de COVID-19. Tampoco hubo acceso a los medios de comunicación.
Fue sepultado al mediodía en el cementerio Forest Hills, cerca de la estación del sistema de trenes MBTA, estación de Jamaica Plain.

Docenas de comunitarios y activistas, incluyendo miembros del movimiento Black Matter Lives, estuvieron con carteles reclamando justicia frente a la funeraria.

Este miércoles el cónsul general de República Dominicana, Ramón Cruz Ventura, pidió todo el peso de la ley para Kapasalis, junto a la madre de Henry, en la residencia de la familia.

Mientras se desarrollaban los funerales, nuevos detalles sobre el asesinado emergieron, parte de los cuales fueron publicados por el medio Mass Live, en los que se revela que “después de ser atropellado con furia por la camioneta que conducía el supremacista, sufrió hinchazón bilateral, deformidades en la cabeza, el antebrazo izquierdo y la pierna izquierda”.

Y cuando los paramédicos y los policías lo auxiliaban, les dijo que no podía respirar y que iba a morir. Fue llevado en estado crítico al Hospital General de Massachusetts donde fue declarado muerto.

Luego del asesinato, clasificado por la policía y los fiscales como un crimen de odio racial, cientos de comunitarios se han movilizado exigiendo justicia y que el supremacista sea sentenciado a cadena perpetua.

Mass Live dijo que muchos de los detalles sombríos que rodearon el asesinato de Tapia, se revelaron en los documentos judiciales presentados en la Corte Superior del distrito del condado Middlesex en Boston.

“Tapia, de 34 años, fue encontrado en el suelo. Gritaba de dolor, pidiendo ayuda”, dijeron los oficiales que llegaron a la escena.

 

Pero las autoridades también lo acusan de lanzar un insulto racial a Tapia antes de atropellarlo mortalmente con su camioneta Dodge.

Mientras hablaba con los paramédicos, su nivel de dolor era “10 de 10”, se lee en los documentos judiciales.

Cuando llegó al hospital no tenía pulso ni presión arterial palpable y fue declarado muerto.

Tenía las piernas y las costillas rotas y quedó con sangre en la cavidad torácica, que fue aplastada en el atropellamiento.

“Con base en los registros médicos obtenidos del Hospital General de Massachusetts, que indican que la víctima sufrió una extensa lesión por aplastamiento en la pared torácica izquierda, y un paro cardíaco traumático, la muerte de la víctima se produjo como resultado de ser golpeada y atropellada por el vehículo del acusado”, dice el diagnóstico forense.

Conocido por los apodos de “Henry” y “The Bad Guy” como competidor en torneos de video juegos, Tapia es descrito como un alma amable y un gigante gentil, un amigo leal, con una gran sonrisa inolvidable y un corazón aún más grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here