Santo Domingo, RD. El mayor general Adán Cáceres Silvestre Sánchez comparecerá este miercoles a las 11:00 am  ante el juez del Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, donde se conocerá el pedido de medida de coerción elevado por el Ministerio Público.

 A esa hora habrá iniciado formalmente el juicio contra el oficial, que deberá responder a acusaciones graves de corrupción, junto a otras cuatro personas  con las que habría formado un tejido de corrupción que, supuestamente, se apropió de recursos del Estado, aprovechando sus  estrechos vínculos con el  poder para cometer los delitos imputados.

Pero mientras el ente acusador lo acusa y procesa como cabeza de una red corrupta que cargó con muchos millones de pesos del erario, por vía ilícita, su defensa legal ya le puso nombre de “fábula” al embalaje con la acusación contra el alto  oficial responsable de la seguridad del expresidente Danilo Medina.

El doctor Cristian Jiménez sostiene que lo mencionado por el ente acusador en la solicitud de medida de coerción contra su defendido  son nada más que afirmaciones,  por lo que espera el Ministerio Público tenga “elementos para justificar eso”.

“Todo esto es un elemento de fabulación, entonces el que no tiene hecha no tiene sospecha”, dijo.

“La calificación jurídica que el Ministerio Público le ha dado para solicitar medida de coerción en contra del mayor general, estamos estudiando y ahí lo que hay es muchas afirmaciones y esperamos que el ente acusador tenga elementos para justificar eso”, acotó Jiménez. Tras ser preguntado si su cliente tiene la manera de justificar los bienes que le atribuye el Ministerio Público, respondió que todos los bienes que son propiedad de su defendido están a su nombre, pero que los otros que se le atribuyen en el expediente tendrán ellos que demostrarlo.

El profesional del derecho, a la salida de la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, donde se encuentra recluido su defendido Cáceres Silvestre, dijo sobre su estado de ánimo que se encuentra muy tranquilo y sin ningún tipo de ansiedad y en espera del conocimiento de la medida de coerción.

Negó que exista algún vínculo empresarial entre la pastora Rossy Guzmán Sánchez y Cáceres Silvestre, tras argumentar que el imputado es un militar de carrera, consagrado a eso y es lo que ha hecho toda su vida. “Él no hace operaciones de negocios”, indicó.

Igualmente, el abogado Jiménez descartó que también exista vínculo comercial entre su cliente y el coronel Rafael Núñez de Aza y que lo afirmado por el Ministerio Público atribuyéndole esa sociedad comercial tendrá que demostrarlo, reiterando que no existe tal relación.

Dijo que en caso de que el Ministerio Público pueda probar la acusación en contra de su cliente, éste se encuentra presto para acudir a prisión, sin embargo dijo que en este caso no se reúne ningún elemento fáctico y ni de ausencia de arraigo para que se dicte en su contra medida de coerción.

Expresó que el proceso ha sido llevado de manera arbitraria y que hasta el día de ayer martes no tenía la orden de arresto dictada en su contra y que el acta de allanamiento tampoco se le entregó. Además, cuestionó que fuera apresado su cliente, siendo un general activo, señalando que para eso  la ley tiene establecido un protocolo previo, que a su juicio no ha sido cumplido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here