Santo Domingo.-La presencia de alumnoss fue escasa en el inicio de las clases presenciales este martes en cuarenta y ocho municipios del país, donde se convocó a un total de 419, 980 estudiantes y 21,524 docentes,

En San Antonio de Guerra, en Santo Domingo Este, específicamente en la Escuela Básica Juana Taveras Liriano, la cual posee una matrícula de 551 estudiantes, se reportó una asistencia de cerca 70 niños, a pesar de que este centro educativo fue el seleccionado para que el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Roberto Fulcar, encabezarán el acto de retorno a esta modalidad.
El presidenteLuis Abinader abraza a la estudiante Claribel Delgado. Henry Santiago.
Situación similar ocurrió en los 30 centros de estudios públicos de esa demarcación.
En el municipio San Antonio de Guerra hay 55 centros, una matrícula 13,312 alumnos, 678 docentes y 578 personas del área administrativa.

Durante el acto el presidente Luis Abinader indicó que tanto él como Fulcar estuvieron analizando la estrategia a implementar para la integración gradual de los alumnos a sus respectivas aulas y determinaron que tras un año de docencia a distancia por la pandemia Covid-19 se podría considerar la reintegración en las demarcaciones con menos incidencia del virus.

“El esfuerzo que ha hecho el gobierno para encontrarnos en este punto ha sido un trabajo constante, somos conscientes de que la escuela no nació para estar cerrada”, expresó el mandatario.

Ponderó que es un paso “enmarcado” dentro de la normalización experimentada en los sectores sociales.

“Soy un convencido de que el camino para hacer de nuestro país una nación competitiva es garantizar oportunidades de educación para todos los dominicanos sin ninguna distinción”, aseguró.
Abinader destacó que están apoyando con “determinación” está nueva etapa, luego de un año sin docencia presencial por la crisis sanitaria.

En tanto que Fulcar manifestó que recibieron las impresiones de los padres sobre la modalidad establecida a comienzos de la pandemia por el coronavirus, unas que apelaban al ingreso a las aulas una vez terminada la pandemia y otros que apostaban porque todos los alumnos retomaran sus clases de forma física.

“Recibimos presión de ambos lados, pero nuestra misión no está en complacer posturas, sino garantizar la salud y la educación a nuestros estudiantes”, aseveró el funcionario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here