SANTO DOMINGO.-El exjefe del cuerpo de seguridad del expresidente Danilo Medina, mayor general Adams Benoni Cáceres Silvestre, es acusado de dirigir un entramado de corrupción utilizando “testaferros”, incluyendo a la pastora evangélica Rossy Guzmán Sánchez y personas cercanas.

En la orden de allanamiento autorizado por la jueza coordinadora de los Juzgados de la Instrucción del Distrito Nacional, Kenya Romero, se indica que el oficial manejó más de tres mil millones de pesos, pero no se especifica si las imputaciones son por esos recursos o por el uso de su posición para enriquecimiento ilícito.

La Procuraduría, sin embargo, lo acusa de encabezar una red de corrupción y anunció haberse incautado bienes millonarios.

Entre los bienes identificados como propiedad del oficial Cáceres Silvestre y administrados por la pastora Guzmán Sánchez figuran la empresa Único Real State E Inversiones SRL, en las que la religiosa y su hijo Tanner Antonio Flete Guzmán aparecen como únicos accionistas. La empresa opera desde la Urbanización Colinas del Este, un proyecto de lujo, donde el costo del solar asciende a más de RD$160 millones, mientras que la construcción de la casa tiene un valor de un millón de dólares.

En el expediente, el Ministerio Público establece que el mayor general Cáceres posee granjas avícolas y de producción porcina con una inversión millonaria en la provincia Monte Plata, que no puede justificar con sus ingresos como militar.

Cáceres Silvestre es sindicado de ocultar bienes producto del enriquecimiento injustificado e ilícito, mediante los testaferros Rafael Núñez de Aza, Raúl Alejandro Girón Jiménez, la pastora Guzmán Sánchez y su hijo Flete Guzmán, y de darle apariencia de licitud a esas propiedades.

Según el Ministerio Público, la red de corrupción también usaba las empresas Shalom Tierra de Paz, la Asociación Campesina Madre Tierra, Hacienda Kelman, Inverosa, CSNA Universo Empresarial, Raffis Drink Club, RMG Rapifarma, Rummy Restaurant &Lounge, Aldom Glass Alumimiun, Randa Internacional Company EIRL y Único Real State e Inversiones, para el lavado de activosl.
Rossy Guzmán Sánchez realizaba actividades “de índole social y caritativa” a través de la ONG Iglesia Shalom Tierra de Paz, pero no reportaba los ingresos percibidos por parte de los feligreses y de donaciones.

De acuerdo al documento de las autoridades, el lugar era perfecto para guardar documentos del entramado, perseguido bajo el nombre “Operación Coral”.

Mediante la empresa Único Real State e Inversiones, la pastora poseía más de RD$100 millones en propiedades inmobiliarias y administraba más de RD$15 millones en préstamos “informales”.

Además, utilizaba como centro de operaciones para dar apariencia de licitud a los bienes obtenidos por la empresa CSNA Universo Empresarial, constituida por ella y fungía como socio Núñez de Aza y el oficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here