Santo Domingo, RD. El Ministerio Público soli­citó anoche que el grupo implicado en el presunto entramado de corrupción, denominado Coral, sea enviado al Centro de Co­rrección y Rehabilitación de Najayo hombres y mu­jeres, por un periodo de 18 meses.

El pedimento fue plan­teado a la jueza del juzga­do de Atención Permanen­te del Distrito Nacional, Kenya Romero, por los fis­cales de la Procuraduría Es­pecializada de Persecución de la Corrupción Adminis­trativa (Pepca) y de Perse­cución del Ministerio Públi­co, que encabezan Wilson Camacho y Yeni Berenice Reynoso.

Los fiscales también pidieron al tribunal declarar complejo el proceso en con­tra del mayor general Adán Cáceres Silvestre, jefe de se­guridad del expresidente Danilo Medina, la pastora Rossy Guzmán Sánchez y su hijo, el cabo policial Tan­ner Antonio Flete Guzmán, el coronel policial Rafael Núñez de Aza, Raúl Alejan­dro Girón Jiménez y el sar­gento de la Armada, Alejan­dro José Montero Cruz.

Berenice Reynsoso, quien presentó las conclu­siones finales del pedimen­to de coerción en contra de los encartados, consideró que por la gravedad de los hechos y la posibilidad de sustraerse del proceso, es­tán dadas las condiciones para el tribunal imponerles 18 meses de prisión preven­tiva.

“Nosotros no creemos en privilegio irritante, nosotros no creemos en que por ser militar se tiene que dar un trato distinto, no, tiene que protegérsele sus derechos fundamentales, como tene­mos que tutelárselo a todos los ciudadanos”, indicó Reyno­so.

Dijo que la investigación es una de las más complejas que tiene el Ministerio Pú­blico y que los testigos dicen que temen a declarar con­tra altos mandos militares “porque no están todos los que son aquí; tenemos te­mor porque nos han estado llamando, y presionando”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here