Manuel Díaz Aponte

¿Por qué las Cumbres Iberoamericanas han servido para acercar Europa con América Latina?   

La conmemoración de los 500 años del Descubrimiento de América trajo consigo el aceleramiento de la reapertura de los tradicionales vínculos de España y Portugal con América Latina.

Los festejos que se prolongaron por varios años alcanzaron su clímax, el 12 de octubre de 1992, ocasión que recordaba el quinto centenario de la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo.

En el Continente Americano hubo celebraciones pero también protestas, particularmente de las organizaciones indígenas que consideran la presencia del Almirante genovés como la principal causa de la destrucción de su cultura.  

República Dominicana exhibió sus mejores galas para tal efeméride, que incluyó, la presencia del carismático Papa Juan Pablo Segundo; inauguración del Faro a Colón, la IV Conferencia del Episcopado Latinoamericano (Celam), que se celebró del 9 al 14 de octubre y la misa solemne del fallecido Pontífice en la Basílica de la Altagracia, en Higüey.

España buscó nuevamente acercarse a la comunidad Latinoamericana, propiciando una modalidad diplomática de contactos directos con sus principales líderes políticos y empresariales. Ocurrió a inicio de la década del noventa, cuando la mayoría de nuestros países habían recobrado su democracia tras un largo periodo de regímenes dictatoriales, golpes de Estado y violaciones a los derechos humanos.

El punto de partida fue Guadalajara, México, los días 18 y 19 de julio de 1991, en la que los Jefes de Estado y representantes de Gobiernos de 21 naciones de Iberoamérica se reúnen en torno a una agenda común donde se debatieron temas de política, economía, diplomacia, seguridad, educación, medio ambiente, cooperación y cultura, entre otros.

Esta Primera Cumbre Iberoamericana convocada por el entonces Rey de España, Su Majestad, Juan Carlos de Borbón, estuvo antecedida de numerosos esfuerzos encaminados a crear un espacio de colaboración y participación directa entre los representantes de las naciones iberoamericanas.

Diálogo Vs. Animadversión Histórica 

Iniciativa de diálogo que representó no tan solo una apertura de canalización en las esferas del poder político entre Iberoamérica y la comunidad latinoamericana, sino que por igual, contribuyó a la distensión y reducción de los niveles de animadversión histórica que marcaron a varias generaciones.   

Previo a la Cumbre de Guadalajara fue celebrada en Extremadura, España, el “Encuentro Iberoamericano de ex Presidentes Democráticos” que se hizo en el monasterio de Guadalupe. Allí fue firmada la “Declaración de Guadalupe“, contemplando entre otras cosas la creación de una Comunidad Iberoamericana de Naciones, el impulso a la Educación, la Ciencia y la Cultura así como a los procesos de paz en Latinoamérica.    

Es a partir del siglo XVIII cuando se conocen los primeros esfuerzos de iniciativas integracionistas en América Latina, al instalarse el Congreso Anfictiónico de Panamá entre los días del 22 de junio al 15 de julio de 1826. Su propósito fue crear una confederación de los pueblos iberoamericanos desde México hasta Chile y Argentina.

La principal aspiración del Libertador de América, Simón Bolívar, era impulsar el entendimiento y la unidad de todos los pueblos del Continente.

Algunos historiadores atribuyen al Congreso de Panamá el surgimiento del sistema de integración interamericana por el que precisamente propugnaba y defendía Bolívar.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) la composición e integración de las naciones se convirtió en una prioridad para la comunidad internacional, y particularmente Estados Unidos que había salido prácticamente incólume del conflicto, emergió como una futura potencia política, económica y militar.

El 30 de abril de 1948 nace en Bogotá, Colombia, la Organización de Estados Americanos (OEA), cuya esencia original era convertirse en un foro político para la toma de decisiones, apertura de diálogo multilateral y la integración del Continente Americano.   

La Cumbre Iberoamericana ha sido una plataforma democrática y participativa, y nunca se permitió-en los primeros años de su conformación-la presencia del dictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990), quien derrocó en cruento golpe militar al gobierno socialista de Salvador Allende.

Tampoco Alfredo Stroessner, militar y dictador de Paraguay (1954-1989) ni Jorge Videla, dictador argentino (1976-1981), quien alcanzó el poder tras un golpe de Estado contra la presidenta María Estela Martínez de Perón.

Cumbre y Pandemia  

La pandemia desatada por la Covid-19 en el mundo ha transformado todas las actividades humanas, incluida la agenda de la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, a efectuarse el 21 de abril en Andorra, micro estado soberano del suroeste de Europa. 

El presidente Luis Abinader junto a otros cuatro mandatarios participarán en el evento de manera presencial. Estarán presentes los representantes, jefes de Estado y de Gobierno de España, Portugal y Guatemala. También de Andorra, país anfitrión.

Los restantes representantes de las otras 17 naciones iberoamericanas que forman parte de este Foro intervendrán de manera virtual, según trascendió. El lema central es “Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del coronavirus”.

Esta conferencia será en formato semipresencial, atendiendo a las medidas sanitarias y distanciamiento físico de las distintas naciones, que buscan prevenir y disminuir los contagios de la Covid-19.

La República Dominicana asumirá la secretaría general pro témpore de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, y en 2022, será sede por segunda vez del cónclave iberoamericano. 

En 2002, en el mandato del expresidente Hipólito Mejía, se desarrolló la XII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en Bávaro, Punta Cana.

…Y, ¿Por qué no te callas…?

Las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno Iberoamericana han servido para muchas cosas y se destaca entre ellas, la cooperación institucional; acuerdos bilaterales, promoción de la Ley de Cine y del turismo en la región, convenio multilateral iberoamericano de seguridad social, programas de becas de estudios y facilidades de préstamos para la educación, agricultura e investigaciones científicas.   

El 10 de noviembre de 2007, en la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, en Santiago de Chile, el entonces Rey de España, Juan Carlos I exclamó: “Y, ¿Por qué no te callas…?.  

Frase dirigida al fenecido presidente venezolano Hugo Chávez Frías (1999-2013) como reprimendas por las continuas interrupciones que hizo cuando el gobernante español, José Luis Rodríguez Zapatero, agotaba su turno. Rápidamente se convirtió en un fenómeno social en las redes sociales, y en círculos políticos y diplomáticos.     

Artículo de Manuel Díaz Aponte 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here